Nuevas recetas

5 cosas que las despensas de alimentos realmente necesitan

5 cosas que las despensas de alimentos realmente necesitan


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

“Es la temporada para dar, así que ¿por qué no dar a los necesitados algo que realmente necesitan?

Marque una diferencia real en su despensa de alimentos local este año.

Alimentos para mascotas y alimentos para bebés

A menudo, los necesitados son responsables de familias enteras y prefieren comida para bebés que otra lata de sopa. Recuerde que proporcionar a las despensas de alimentos y los bancos lo esencial para la familia, como comida para perros y frascos de comida para bebés, es extremadamente útil.

Un abrelatas
Para abrir la mayor parte de las donaciones enlatadas que reciben los necesitados, es útil empaquetar un abrelatas con su donación para que puedan disfrutar de la comida que les proporcionó.

Carnes

Las carnes enlatadas, como el spam y el atún, son extremadamente útiles y están repletas de proteínas que pueden carecer los beneficiarios de las despensas de alimentos.

Fruta

Las frutas y verduras enlatadas son siempre un artículo necesario y bienvenido en cualquier despensa de alimentos. Pero, ¿sabías que la fruta fresca, como las clementinas y las naranjas, también es una donación bienvenida? Pueden ser un delicioso respiro de los alimentos enlatados y son una buena adición a las entregas diarias frescas a las familias necesitadas.

Especias

Para ayudar a vestir los alimentos a veces insípidos que normalmente se donan a las despensas de alimentos y los bancos de alimentos, considere la posibilidad de donar especias para hacer que los alimentos sean más personalizables y sabrosos.


Tres artículos más solicitados en los bancos de alimentos

Para muchas personas que tienen hambre, una manzana fresca o un vaso de leche no siempre están disponibles. Una mujer atendida por la red Feeding America incluso expresó que no había comido carne en más de un año porque simplemente no podía pagarla.

Muchas personas a las que servimos quieren una dieta bien equilibrada, pero a menudo los artículos menos nutritivos son más baratos, tienen una vida útil más larga y pueden extenderse a varias comidas. La comida más saludable también agrega desafíos para los bancos de alimentos y las despensas que aceptan, almacenan y distribuyen los artículos.

Le sorprenderá que los tres artículos más solicitados sean los que usted y yo probablemente aprovechemos semanalmente.

1. Productos lácteos como leche, queso o yogur

Los productos lácteos no solo caducan rápidamente, sino que también deben refrigerarse, lo que dificulta su donación, almacenamiento y distribución. La leche es uno de los artículos más solicitados en los bancos de alimentos; sin embargo, muchos bancos de alimentos no siempre pueden satisfacer la demanda, especialmente durante los meses de verano, cuando están aún más ocupados. La leche es la principal fuente de calcio, vitamina D y potasio [1], pero para muchos niños y familias necesitadas, incluso faltan alimentos básicos como la leche y los nutrientes críticos que proporciona. En promedio, las personas atendidas por los bancos de alimentos reciben el equivalente a menos de un galón de leche por persona al año.

Para ayudar a satisfacer esta necesidad, The Great American Milk Drive y Feeding America, junto con los granjeros y las empresas lácteas de Estados Unidos, facilitan a las personas la donación de leche directamente en sus comunidades. Great American Milk Drive ha entregado más de 1.8 millones de galones de leche, es decir, más de 28 millones de porciones, a los bancos de alimentos de todo el país desde 2014.

2. Frutas y verduras frescas

Cuando los bancos de alimentos y las despensas reciben productos, deben ponerlos en manos de las personas necesitadas rápidamente. Todos sabemos lo rápido que se estropean las fresas o una bolsa de espinacas en nuestros propios refrigeradores; ¡ahora imagínense que multiplicado por mil!

Muchas verduras son fácilmente reconocibles, pero otras, como la acelga o la calabaza, son menos familiares y la mayoría no sabe cómo cocinar estas verduras para sus familias. Para superar este desafío y reducir el desperdicio, muchos bancos de alimentos han creado programas en los que los chefs preparan recetas con productos desconocidos. No solo ofrecen la receta y la educación sobre cómo cocinar los artículos, sino que a menudo también ofrecen muestras para que las personas tengan la oportunidad de probarlos.

3. Proteínas magras

Esto incluye todo, desde atún enlatado hasta pollo entero congelado. Muchos de estos artículos deben congelarse o refrigerarse (¡lo que ocupa mucho espacio!) Y monitorearse muy cuidadosamente para ver si caducan. Un desafío adicional que viene con la carne es que existen consideraciones religiosas para muchas poblaciones. Si un banco de alimentos solo tiene carne de cerdo para proporcionar en un día determinado, muchas poblaciones podrían verse obligadas a prescindir de ella. Para evitar el desperdicio y ser considerado con las restricciones religiosas, muchas despensas operan con un modelo de "elección". Esto permite a las personas que reciben alimentos elegir sus propios artículos y rechazar lo que no pueden tener en lugar de verse obligados a tomarlos y desperdiciarlos.

Todos estos artículos son los que probablemente no pensamos dos veces cuando los ponemos en nuestros propios carritos de compras, pero para muchos de nuestros vecinos, un galón de leche o pollo congelado es la diferencia entre una cena familiar equilibrada y nada en absoluto.

Únase a nosotros para ayudar a las familias que padecen hambre en los EE. UU. A obtener acceso a los alimentos que necesitan donando hoy. Las recolecciones de alimentos y las donaciones de alimentos también son útiles, pero asegúrese de comunicarse con su banco de alimentos local antes de comenzar a recolectar alimentos.

Si bien todas las donaciones tienen buenas intenciones, es posible que, inadvertidamente, estés causando más daños logísticos que beneficiosos, así que considera revisar nuestra lista de lo que también debes y no debes donar a los bancos de alimentos.


Tres artículos más solicitados en los bancos de alimentos

Para muchas personas que tienen hambre, una manzana fresca o un vaso de leche no siempre están disponibles. Una mujer atendida por la red Feeding America incluso expresó que no había comido carne en más de un año porque simplemente no podía pagarla.

Muchas personas a las que servimos quieren una dieta bien equilibrada, pero a menudo los artículos menos nutritivos son más baratos, tienen una vida útil más larga y pueden extenderse a varias comidas. La comida más saludable también agrega desafíos para los bancos de alimentos y las despensas que aceptan, almacenan y distribuyen los artículos.

Le sorprenderá que los tres artículos más solicitados sean los que usted y yo probablemente aprovechemos semanalmente.

1. Productos lácteos como leche, queso o yogur

Los productos lácteos no solo caducan rápidamente, sino que también deben refrigerarse, lo que dificulta su donación, almacenamiento y distribución. La leche es uno de los artículos más solicitados en los bancos de alimentos; sin embargo, muchos bancos de alimentos no siempre pueden satisfacer la demanda, especialmente durante los meses de verano, cuando están aún más ocupados. La leche es la principal fuente de calcio, vitamina D y potasio [1], pero para muchos niños y familias necesitadas, incluso faltan alimentos básicos como la leche y los nutrientes críticos que proporciona. En promedio, las personas atendidas por los bancos de alimentos reciben el equivalente a menos de un galón de leche por persona al año.

Para ayudar a satisfacer esta necesidad, The Great American Milk Drive y Feeding America, junto con los granjeros y las empresas lácteas de Estados Unidos, facilitan a las personas la donación de leche directamente en sus comunidades. Great American Milk Drive ha entregado más de 1.8 millones de galones de leche, es decir, más de 28 millones de porciones, a los bancos de alimentos de todo el país desde 2014.

2. Frutas y verduras frescas

Cuando los bancos de alimentos y las despensas reciben productos, deben ponerlos en manos de las personas necesitadas rápidamente. Todos sabemos lo rápido que se estropean las fresas o una bolsa de espinacas en nuestros propios refrigeradores; ¡ahora imagínense que multiplicado por mil!

Muchas verduras son fácilmente reconocibles, pero otras, como la acelga o la calabaza, son menos familiares y la mayoría no sabe cómo cocinar estas verduras para sus familias. Para superar este desafío y reducir el desperdicio, muchos bancos de alimentos han creado programas en los que los chefs preparan recetas con productos desconocidos. No solo ofrecen la receta y la educación sobre cómo cocinar los artículos, sino que a menudo también ofrecen muestras para que las personas tengan la oportunidad de probarlos.

3. Proteínas magras

Esto incluye todo, desde atún enlatado hasta pollo entero congelado. Muchos de estos artículos deben congelarse o refrigerarse (¡lo que ocupa mucho espacio!) Y monitorearse muy cuidadosamente para ver si caducan. Un desafío adicional que viene con la carne es que existen consideraciones religiosas para muchas poblaciones. Si un banco de alimentos solo tiene carne de cerdo para proporcionar en un día determinado, muchas poblaciones podrían verse obligadas a prescindir de ella. Para evitar el desperdicio y ser considerado con las restricciones religiosas, muchas despensas operan con un modelo de "elección". Esto permite a las personas que reciben alimentos elegir sus propios artículos y rechazar lo que no pueden tener en lugar de verse obligados a tomarlos y desperdiciarlos.

Todos estos artículos son los que probablemente no pensamos dos veces cuando los ponemos en nuestros propios carritos de compras, pero para muchos de nuestros vecinos, un galón de leche o pollo congelado es la diferencia entre una cena familiar equilibrada y nada en absoluto.

Únase a nosotros para ayudar a las familias que padecen hambre en los EE. UU. A obtener acceso a los alimentos que necesitan donando hoy. Las recolecciones de alimentos y las donaciones de alimentos también son útiles, pero asegúrese de comunicarse con su banco de alimentos local antes de comenzar a recolectar alimentos.

Si bien todas las donaciones tienen buenas intenciones, es posible que, inadvertidamente, estés causando más daños logísticos que beneficiosos, así que considera revisar nuestra lista de lo que también debes y no debes donar a los bancos de alimentos.


Tres artículos más solicitados en los bancos de alimentos

Para muchas personas que tienen hambre, una manzana fresca o un vaso de leche no siempre están disponibles. Una mujer atendida por la red Feeding America incluso expresó que no había comido carne en más de un año porque simplemente no podía pagarla.

Muchas personas a las que servimos quieren una dieta bien equilibrada, pero a menudo los artículos menos nutritivos son más baratos, tienen una vida útil más larga y pueden extenderse a varias comidas. La comida más saludable también agrega desafíos para los bancos de alimentos y las despensas que aceptan, almacenan y distribuyen los artículos.

Le sorprenderá que los tres artículos más solicitados sean los que usted y yo probablemente aprovechemos semanalmente.

1. Productos lácteos como leche, queso o yogur

Los productos lácteos no solo caducan rápidamente, sino que también deben refrigerarse, lo que dificulta su donación, almacenamiento y distribución. La leche es uno de los artículos más solicitados en los bancos de alimentos; sin embargo, muchos bancos de alimentos no siempre pueden satisfacer la demanda, especialmente durante los meses de verano, cuando están aún más ocupados. La leche es la principal fuente de calcio, vitamina D y potasio [1], pero para muchos niños y familias necesitadas, incluso faltan alimentos básicos como la leche y los nutrientes críticos que proporciona. En promedio, las personas atendidas por los bancos de alimentos reciben el equivalente a menos de un galón de leche por persona al año.

Para ayudar a satisfacer esta necesidad, The Great American Milk Drive y Feeding America, junto con los granjeros y las empresas lácteas de Estados Unidos, facilitan a las personas la donación de leche directamente en sus comunidades. Great American Milk Drive ha entregado más de 1.8 millones de galones de leche, es decir, más de 28 millones de porciones, a los bancos de alimentos de todo el país desde 2014.

2. Frutas y verduras frescas

Cuando los bancos de alimentos y las despensas reciben productos, deben ponerlos en manos de las personas necesitadas rápidamente. Todos sabemos lo rápido que se estropean las fresas o una bolsa de espinacas en nuestros propios refrigeradores; ¡ahora imagínense que multiplicado por mil!

Muchas verduras son fácilmente reconocibles, pero otras, como la acelga o la calabaza, son menos familiares y la mayoría no sabe cómo cocinar estas verduras para sus familias. Para superar este desafío y reducir el desperdicio, muchos bancos de alimentos han creado programas en los que los chefs preparan recetas con productos desconocidos. No solo ofrecen la receta y la educación sobre cómo cocinar los artículos, sino que a menudo también ofrecen muestras para que las personas tengan la oportunidad de probarlos.

3. Proteínas magras

Esto incluye todo, desde atún enlatado hasta pollo entero congelado. Muchos de estos artículos deben congelarse o refrigerarse (¡lo que ocupa mucho espacio!) Y monitorearse muy cuidadosamente para ver si caducan. Un desafío adicional que viene con la carne es que existen consideraciones religiosas para muchas poblaciones. Si un banco de alimentos solo tiene carne de cerdo para proporcionar en un día determinado, muchas poblaciones podrían verse obligadas a prescindir de ella. Para evitar el desperdicio y ser considerado con las restricciones religiosas, muchas despensas operan con un modelo de "elección". Esto permite a las personas que reciben alimentos elegir sus propios artículos y rechazar lo que no pueden tener en lugar de verse obligados a tomarlos y desperdiciarlos.

Todos estos artículos son los que probablemente no pensamos dos veces cuando los ponemos en nuestros propios carritos de compras, pero para muchos de nuestros vecinos, un galón de leche o pollo congelado es la diferencia entre una cena familiar equilibrada y nada en absoluto.

Únase a nosotros para ayudar a las familias que padecen hambre en los EE. UU. A obtener acceso a los alimentos que necesitan donando hoy. Las recolecciones de alimentos y las donaciones de alimentos también son útiles, pero asegúrese de comunicarse con su banco de alimentos local antes de comenzar a recolectar alimentos.

Si bien todas las donaciones tienen buenas intenciones, es posible que, inadvertidamente, estés causando más daños logísticos que beneficiosos, así que considera revisar nuestra lista de lo que también debes y no debes donar a los bancos de alimentos.


Tres artículos más solicitados en los bancos de alimentos

Para muchas personas que tienen hambre, una manzana fresca o un vaso de leche no siempre están disponibles. Una mujer atendida por la red Feeding America incluso expresó que no había comido carne en más de un año porque simplemente no podía pagarla.

Muchas personas a las que servimos quieren una dieta bien equilibrada, pero a menudo los artículos menos nutritivos son más baratos, tienen una vida útil más larga y pueden extenderse a varias comidas. La comida más saludable también agrega desafíos para los bancos de alimentos y las despensas que aceptan, almacenan y distribuyen los artículos.

Le sorprenderá que los tres artículos más solicitados sean los que usted y yo probablemente aprovechemos semanalmente.

1. Productos lácteos como leche, queso o yogur

Los productos lácteos no solo caducan rápidamente, sino que también deben refrigerarse, lo que dificulta su donación, almacenamiento y distribución. La leche es uno de los artículos más solicitados en los bancos de alimentos; sin embargo, muchos bancos de alimentos no siempre pueden satisfacer la demanda, especialmente durante los meses de verano, cuando están aún más ocupados. La leche es la principal fuente de calcio, vitamina D y potasio [1], pero para muchos niños y familias necesitadas, incluso faltan alimentos básicos como la leche y los nutrientes críticos que proporciona. En promedio, las personas atendidas por los bancos de alimentos reciben el equivalente a menos de un galón de leche por persona al año.

Para ayudar a satisfacer esta necesidad, The Great American Milk Drive y Feeding America, junto con los granjeros y las empresas lácteas de Estados Unidos, facilitan a las personas la donación de leche directamente en sus comunidades. Great American Milk Drive ha entregado más de 1.8 millones de galones de leche, es decir, más de 28 millones de porciones, a los bancos de alimentos de todo el país desde 2014.

2. Frutas y verduras frescas

Cuando los bancos de alimentos y las despensas reciben productos, deben ponerlos en manos de las personas necesitadas rápidamente. Todos sabemos lo rápido que se estropean las fresas o una bolsa de espinacas en nuestros propios refrigeradores; ¡ahora imagínense que multiplicado por mil!

Muchas verduras son fácilmente reconocibles, pero otras, como la acelga o la calabaza, son menos familiares y la mayoría no sabe cómo cocinar estas verduras para sus familias. Para superar este desafío y reducir el desperdicio, muchos bancos de alimentos han creado programas en los que los chefs preparan recetas con productos desconocidos. No solo ofrecen la receta y la educación sobre cómo cocinar los artículos, sino que a menudo también ofrecen muestras para que las personas tengan la oportunidad de probarlos.

3. Proteínas magras

Esto incluye todo, desde atún enlatado hasta pollo entero congelado. Muchos de estos artículos deben congelarse o refrigerarse (¡lo que ocupa mucho espacio!) Y monitorearse muy cuidadosamente para ver si caducan. Un desafío adicional que viene con la carne es que existen consideraciones religiosas para muchas poblaciones. Si un banco de alimentos solo tiene carne de cerdo para proporcionar en un día determinado, muchas poblaciones podrían verse obligadas a prescindir de ella. Para evitar el desperdicio y ser considerado con las restricciones religiosas, muchas despensas operan con un modelo de "elección". Esto permite a las personas que reciben alimentos elegir sus propios artículos y rechazar lo que no pueden tener en lugar de verse obligados a tomarlos y desperdiciarlos.

Todos estos artículos son los que probablemente no pensamos dos veces cuando los ponemos en nuestros propios carritos de compras, pero para muchos de nuestros vecinos, un galón de leche o pollo congelado es la diferencia entre una cena familiar equilibrada y nada en absoluto.

Únase a nosotros para ayudar a las familias que padecen hambre en los EE. UU. A obtener acceso a los alimentos que necesitan donando hoy. Las recolecciones de alimentos y las donaciones de alimentos también son útiles, pero asegúrese de comunicarse con su banco de alimentos local antes de comenzar a recolectar alimentos.

Si bien todas las donaciones tienen buenas intenciones, es posible que, inadvertidamente, esté causando más daños logísticos que beneficiosos, así que considere revisar nuestra lista de lo que también debe y no debe donar a los bancos de alimentos.


Tres artículos más solicitados en los bancos de alimentos

Para muchas personas que tienen hambre, una manzana fresca o un vaso de leche no siempre están disponibles. Una mujer atendida por la red Feeding America incluso expresó que no había comido carne en más de un año porque simplemente no podía pagarla.

Muchas personas a las que servimos quieren una dieta bien equilibrada, pero a menudo los artículos menos nutritivos son más baratos, tienen una vida útil más larga y pueden extenderse a varias comidas. La comida más saludable también agrega desafíos para los bancos de alimentos y las despensas que aceptan, almacenan y distribuyen los artículos.

Le sorprenderá que los tres artículos más solicitados sean los que usted y yo probablemente aprovechemos semanalmente.

1. Productos lácteos como leche, queso o yogur

Los productos lácteos no solo caducan rápidamente, sino que también deben refrigerarse, lo que dificulta su donación, almacenamiento y distribución. La leche es uno de los artículos más solicitados en los bancos de alimentos; sin embargo, muchos bancos de alimentos no siempre pueden satisfacer la demanda, especialmente durante los meses de verano, cuando están aún más ocupados. La leche es la principal fuente de calcio, vitamina D y potasio [1], pero para muchos niños y familias necesitadas, incluso faltan alimentos básicos como la leche y los nutrientes críticos que proporciona. En promedio, las personas atendidas por los bancos de alimentos reciben el equivalente a menos de un galón de leche por persona al año.

Para ayudar a satisfacer esta necesidad, The Great American Milk Drive y Feeding America, junto con los granjeros y las empresas lácteas de Estados Unidos, facilitan a las personas la donación de leche directamente en sus comunidades. Great American Milk Drive ha entregado más de 1.8 millones de galones de leche, es decir, más de 28 millones de porciones, a los bancos de alimentos de todo el país desde 2014.

2. Frutas y verduras frescas

Cuando los bancos de alimentos y las despensas reciben productos, deben ponerlos en manos de las personas necesitadas rápidamente. Todos sabemos lo rápido que se estropean las fresas o una bolsa de espinacas en nuestros propios refrigeradores; ¡ahora imagínense que multiplicado por mil!

Muchas verduras son fácilmente reconocibles, pero otras, como la acelga o la calabaza, son menos familiares y la mayoría no sabe cómo cocinar estas verduras para sus familias. Para superar este desafío y reducir el desperdicio, muchos bancos de alimentos han creado programas en los que los chefs preparan recetas con productos desconocidos. No solo ofrecen la receta y la educación sobre cómo cocinar los artículos, sino que a menudo también ofrecen muestras para que las personas tengan la oportunidad de probarlos.

3. Proteínas magras

Esto incluye todo, desde atún enlatado hasta pollo entero congelado. Muchos de estos artículos deben congelarse o refrigerarse (¡lo que ocupa mucho espacio!) Y monitorearse muy cuidadosamente para ver si caducan. Un desafío adicional que viene con la carne es que existen consideraciones religiosas para muchas poblaciones. Si un banco de alimentos solo tiene carne de cerdo para proporcionar un día determinado, muchas poblaciones podrían verse obligadas a prescindir de ella. Para evitar el desperdicio y ser considerado con las restricciones religiosas, muchas despensas operan con un modelo de "elección". Esto permite a las personas que reciben alimentos elegir sus propios artículos y rechazar lo que no pueden tener en lugar de verse obligados a tomarlos y desperdiciarlos.

Todos estos artículos son los que probablemente no pensamos dos veces cuando los ponemos en nuestros propios carritos de compras, pero para muchos de nuestros vecinos, un galón de leche o pollo congelado es la diferencia entre una cena familiar equilibrada y nada en absoluto.

Únase a nosotros para ayudar a las familias que padecen hambre en los EE. UU. A obtener acceso a los alimentos que necesitan donando hoy. Las recolecciones de alimentos y las donaciones de alimentos también son útiles, pero asegúrese de comunicarse con su banco de alimentos local antes de comenzar a recolectar alimentos.

Si bien todas las donaciones tienen buenas intenciones, es posible que, inadvertidamente, estés causando más daños logísticos que beneficiosos, así que considera revisar nuestra lista de lo que también debes y no debes donar a los bancos de alimentos.


Tres artículos más solicitados en los bancos de alimentos

Para muchas personas que tienen hambre, una manzana fresca o un vaso de leche no siempre están disponibles. Una mujer atendida por la red Feeding America incluso expresó que no había comido carne en más de un año porque simplemente no podía pagarla.

Muchas personas a las que servimos quieren una dieta bien equilibrada, pero a menudo los artículos menos nutritivos son más baratos, tienen una vida útil más larga y pueden extenderse a varias comidas. La comida más saludable también agrega desafíos para los bancos de alimentos y las despensas que aceptan, almacenan y distribuyen los artículos.

Le sorprenderá que los tres artículos más solicitados sean los que usted y yo probablemente aprovechemos semanalmente.

1. Productos lácteos como leche, queso o yogur

Los productos lácteos no solo caducan rápidamente, sino que también deben refrigerarse, lo que dificulta su donación, almacenamiento y distribución. La leche es uno de los artículos más solicitados en los bancos de alimentos; sin embargo, muchos bancos de alimentos no siempre pueden satisfacer la demanda, especialmente durante los meses de verano, cuando están aún más ocupados. La leche es la principal fuente de calcio, vitamina D y potasio [1], pero para muchos niños y familias necesitadas, incluso faltan alimentos básicos como la leche y los nutrientes críticos que proporciona. En promedio, las personas atendidas por los bancos de alimentos reciben el equivalente a menos de un galón de leche por persona al año.

Para ayudar a satisfacer esta necesidad, The Great American Milk Drive y Feeding America, junto con los granjeros y las empresas lácteas de Estados Unidos, facilitan a las personas la donación de leche directamente en sus comunidades. Great American Milk Drive ha entregado más de 1.8 millones de galones de leche, es decir, más de 28 millones de porciones, a los bancos de alimentos de todo el país desde 2014.

2. Frutas y verduras frescas

Cuando los bancos de alimentos y las despensas reciben productos, deben ponerlos en manos de las personas necesitadas rápidamente. Todos sabemos lo rápido que se estropean las fresas o una bolsa de espinacas en nuestros propios refrigeradores. ¡Ahora imagínense que multiplicado por mil!

Muchas verduras son fácilmente reconocibles, pero otras, como la acelga o la calabaza, son menos familiares y la mayoría no sabe cómo cocinar estas verduras para sus familias. Para superar este desafío y reducir el desperdicio, muchos bancos de alimentos han creado programas en los que los chefs preparan recetas con productos desconocidos. No solo ofrecen la receta y la educación sobre cómo cocinar los artículos, sino que a menudo también ofrecen muestras para que las personas tengan la oportunidad de probarlos.

3. Proteínas magras

Esto incluye todo, desde atún enlatado hasta pollo entero congelado. Muchos de estos artículos deben congelarse o refrigerarse (¡lo que ocupa mucho espacio!) Y monitorearse muy cuidadosamente para ver si caducan. Un desafío adicional que viene con la carne es que existen consideraciones religiosas para muchas poblaciones. Si un banco de alimentos solo tiene carne de cerdo para proporcionar un día determinado, muchas poblaciones podrían verse obligadas a prescindir de ella. Para evitar el desperdicio y ser considerado con las restricciones religiosas, muchas despensas operan con un modelo de "elección". Esto permite a las personas que reciben alimentos elegir sus propios artículos y rechazar lo que no pueden tener en lugar de verse obligados a tomarlos y desperdiciarlos.

Todos estos artículos son los que probablemente no pensamos dos veces cuando los ponemos en nuestros propios carritos de compras, pero para muchos de nuestros vecinos, un galón de leche o pollo congelado es la diferencia entre una cena familiar equilibrada y nada en absoluto.

Únase a nosotros para ayudar a las familias que padecen hambre en los EE. UU. A obtener acceso a los alimentos que necesitan donando hoy. Las recolecciones de alimentos y las donaciones de alimentos también son útiles, pero asegúrese de comunicarse con su banco de alimentos local antes de comenzar a recolectar alimentos.

Si bien todas las donaciones tienen buenas intenciones, es posible que, inadvertidamente, esté causando más daños logísticos que beneficiosos, así que considere revisar nuestra lista de lo que también debe y no debe donar a los bancos de alimentos.


Tres artículos más solicitados en los bancos de alimentos

Para muchas personas que tienen hambre, una manzana fresca o un vaso de leche no siempre están disponibles. Una mujer atendida por la red Feeding America incluso expresó que no había comido carne en más de un año porque simplemente no podía pagarla.

Muchas personas a las que servimos quieren una dieta bien equilibrada, pero a menudo los artículos menos nutritivos son más baratos, tienen una vida útil más larga y pueden extenderse a varias comidas. La comida más saludable también agrega desafíos para los bancos de alimentos y las despensas que aceptan, almacenan y distribuyen los artículos.

Le sorprenderá que los tres artículos más solicitados sean los que usted y yo probablemente aprovechemos semanalmente.

1. Productos lácteos como leche, queso o yogur

Los productos lácteos no solo caducan rápidamente, sino que también deben refrigerarse, lo que dificulta su donación, almacenamiento y distribución. La leche es uno de los artículos más solicitados en los bancos de alimentos; sin embargo, muchos bancos de alimentos no siempre pueden satisfacer la demanda, especialmente durante los meses de verano, cuando están aún más ocupados. La leche es la principal fuente de calcio, vitamina D y potasio [1], pero para muchos niños y familias necesitadas, incluso faltan alimentos básicos como la leche y los nutrientes críticos que proporciona. En promedio, las personas atendidas por los bancos de alimentos reciben el equivalente a menos de un galón de leche por persona al año.

Para ayudar a satisfacer esta necesidad, The Great American Milk Drive y Feeding America, junto con los granjeros y las empresas lácteas de Estados Unidos, facilitan a las personas la donación de leche directamente en sus comunidades. Great American Milk Drive ha entregado más de 1.8 millones de galones de leche, es decir, más de 28 millones de porciones, a los bancos de alimentos de todo el país desde 2014.

2. Frutas y verduras frescas

Cuando los bancos de alimentos y las despensas reciben productos, deben ponerlos en manos de las personas necesitadas rápidamente. Todos sabemos lo rápido que se estropean las fresas o una bolsa de espinacas en nuestros propios refrigeradores. ¡Ahora imagínense que multiplicado por mil!

Muchas verduras son fácilmente reconocibles, pero otras, como la acelga o la calabaza, son menos familiares y la mayoría no sabe cómo cocinar estas verduras para sus familias. Para superar este desafío y reducir el desperdicio, muchos bancos de alimentos han creado programas en los que los chefs preparan recetas con productos desconocidos. No solo ofrecen la receta y la educación sobre cómo cocinar los artículos, sino que a menudo también ofrecen muestras para que las personas tengan la oportunidad de probarlos.

3. Proteínas magras

Esto incluye todo, desde atún enlatado hasta pollo entero congelado. Muchos de estos artículos deben congelarse o refrigerarse (¡lo que ocupa mucho espacio!) Y monitorearse muy cuidadosamente para ver si caducan. Un desafío adicional que viene con la carne es que existen consideraciones religiosas para muchas poblaciones. Si un banco de alimentos solo tiene carne de cerdo para proporcionar un día determinado, muchas poblaciones podrían verse obligadas a prescindir de ella. Para evitar el desperdicio y ser considerado con las restricciones religiosas, muchas despensas operan con un modelo de "elección". Esto permite a las personas que reciben alimentos elegir sus propios artículos y rechazar lo que no pueden tener en lugar de verse obligados a tomarlos y desperdiciarlos.

Todos estos artículos son los que probablemente no pensamos dos veces cuando los ponemos en nuestros propios carritos de compras, pero para muchos de nuestros vecinos, un galón de leche o pollo congelado es la diferencia entre una cena familiar equilibrada y nada en absoluto.

Únase a nosotros para ayudar a las familias que padecen hambre en los EE. UU. A obtener acceso a los alimentos que necesitan donando hoy. Las recolecciones de alimentos y las donaciones de alimentos también son útiles, pero asegúrese de comunicarse con su banco de alimentos local antes de comenzar a recolectar alimentos.

Si bien todas las donaciones tienen buenas intenciones, es posible que, inadvertidamente, estés causando más daños logísticos que beneficiosos, así que considera revisar nuestra lista de lo que también debes y no debes donar a los bancos de alimentos.


Tres artículos más solicitados en los bancos de alimentos

Para muchas personas que tienen hambre, una manzana fresca o un vaso de leche no siempre están disponibles. Una mujer atendida por la red Feeding America incluso expresó que no había comido carne en más de un año porque simplemente no podía pagarla.

Muchas personas a las que servimos quieren una dieta bien equilibrada, pero a menudo los artículos menos nutritivos son más baratos, tienen una vida útil más larga y pueden extenderse a varias comidas. La comida más saludable también agrega desafíos para los bancos de alimentos y las despensas que aceptan, almacenan y distribuyen los artículos.

Se sorprenderá de que los tres artículos más solicitados sean los que usted y yo probablemente aprovechemos semanalmente.

1. Productos lácteos como leche, queso o yogur

Los productos lácteos no solo caducan rápidamente, sino que también deben refrigerarse, lo que dificulta su donación, almacenamiento y distribución. La leche es uno de los artículos más solicitados en los bancos de alimentos; sin embargo, muchos bancos de alimentos no siempre pueden satisfacer la demanda, especialmente durante los meses de verano, cuando están aún más ocupados. La leche es la principal fuente de calcio, vitamina D y potasio [1], pero para muchos niños y familias necesitadas, incluso faltan alimentos básicos como la leche y los nutrientes críticos que proporciona. En promedio, las personas atendidas por los bancos de alimentos reciben el equivalente a menos de un galón de leche por persona al año.

Para ayudar a satisfacer esta necesidad, The Great American Milk Drive y Feeding America, junto con los granjeros y las empresas lácteas de Estados Unidos, facilitan a las personas la donación de leche directamente en sus comunidades. Great American Milk Drive ha entregado más de 1.8 millones de galones de leche, es decir, más de 28 millones de porciones, a los bancos de alimentos de todo el país desde 2014.

2. Frutas y verduras frescas

Cuando los bancos de alimentos y las despensas reciben productos, deben ponerlos en manos de las personas necesitadas rápidamente. Todos sabemos lo rápido que se estropean las fresas o una bolsa de espinacas en nuestros propios refrigeradores; ¡ahora imagínense que multiplicado por mil!

Muchas verduras son fácilmente reconocibles, pero otras, como la acelga o la calabaza, son menos familiares y la mayoría no sabe cómo cocinar estas verduras para sus familias. Para superar este desafío y reducir el desperdicio, muchos bancos de alimentos han creado programas en los que los chefs preparan recetas con productos desconocidos. No solo ofrecen la receta y la educación sobre cómo cocinar los artículos, sino que a menudo también ofrecen muestras para que las personas tengan la oportunidad de probarlos.

3. Proteínas magras

Esto incluye todo, desde atún enlatado hasta pollo entero congelado. Many of these items need to be frozen or refrigerated (which takes up a lot of space!) and very carefully monitored for their expiration. An additional challenge that comes with meat is that there are religious considerations for many populations. If a food bank only has pork to provide on a certain day, many populations might be forced to go without. To avoid waste and be considerate of religious restrictions, many pantries operate on a ‘choice’ model. This allows the people receiving food to choose their own items and decline what they cannot have rather than being forced to take and waste it.

All of these items are ones that we probably don’t think twice about when we put them into our own shopping carts but for many of our neighbors, a gallon of milk or frozen chicken is the difference between balanced family dinner and nothing at all.

Join us in helping hungry families across the US get access to the food they need by donating today. Food drives and food donations are helpful as well but please be sure to contact your local food bank before beginning to collect food.

Although all donations are good-intentioned, you might inadvertently be causing more logistical harm than good, so consider checking out our list of what you should and shouldn't donate to food banks as well.


Three Items Most Requested at Food Banks

For many people who are hungry, a fresh apple or glass of milk is not always readily available. One woman served by the Feeding America network even expressed that she hadn’t had meat in more than a year because she simply couldn’t afford it.

Many people we serve want a well-balanced diet but oftentimes the less nutritious items are cheaper, have a longer shelf life and can be stretched over multiple meals. The healthier food also adds challenges for the food banks and pantries accepting, storing and distributing the items.

You’ll be surprised that the three most requested items are ones you and I likely take advantage of on a weekly basis.

1. Dairy products such as milk, cheese or yogurt

Not only do dairy products expire quickly, but they also must be refrigerated, making them difficult items to donate, stock and distribute. Milk is one of the most requested items at food banks however, many food banks cannot always meet the demand – especially during the summer months when they are even busier. Milk is the top food source for calcium, vitamin D and potassium[1], but for many kids and families in need, even basic staples like milk and the critical nutrients it provides are missing. On average, people served by food banks receive the equivalent of less than one gallon of milk per person per year.

To help fill this need, The Great American Milk Drive and Feeding America – alongside America’s dairy farmers and milk companies – make it easy for people to donate milk directly in their communities. The Great American Milk Drive has delivered more than 1.8 million gallons of milk – that’s more than 28 million servings – to food banks across the country since 2014.

2. Fresh fruits and vegetables

When food banks and pantries receive produce they have to get it in the hands of people in need quickly. We all know how fast strawberries or a bag of spinach goes bad in our own refrigerators – now imagine that times 1,000!

Many vegetables are easily recognizable but others, like chard or butternut squash, are less familiar and most don’t know how to cook these vegetables for their families. To overcome this challenge and reduce waste, many food banks have created programs where chefs make recipes with unfamiliar produce. Not only do they offer the recipe and education on how to cook the items, but they often also offer samples to give people the chance to taste it.

3. Lean proteins

This includes everything from canned tuna to whole frozen chicken. Many of these items need to be frozen or refrigerated (which takes up a lot of space!) and very carefully monitored for their expiration. An additional challenge that comes with meat is that there are religious considerations for many populations. If a food bank only has pork to provide on a certain day, many populations might be forced to go without. To avoid waste and be considerate of religious restrictions, many pantries operate on a ‘choice’ model. This allows the people receiving food to choose their own items and decline what they cannot have rather than being forced to take and waste it.

All of these items are ones that we probably don’t think twice about when we put them into our own shopping carts but for many of our neighbors, a gallon of milk or frozen chicken is the difference between balanced family dinner and nothing at all.

Join us in helping hungry families across the US get access to the food they need by donating today. Food drives and food donations are helpful as well but please be sure to contact your local food bank before beginning to collect food.

Although all donations are good-intentioned, you might inadvertently be causing more logistical harm than good, so consider checking out our list of what you should and shouldn't donate to food banks as well.


Three Items Most Requested at Food Banks

For many people who are hungry, a fresh apple or glass of milk is not always readily available. One woman served by the Feeding America network even expressed that she hadn’t had meat in more than a year because she simply couldn’t afford it.

Many people we serve want a well-balanced diet but oftentimes the less nutritious items are cheaper, have a longer shelf life and can be stretched over multiple meals. The healthier food also adds challenges for the food banks and pantries accepting, storing and distributing the items.

You’ll be surprised that the three most requested items are ones you and I likely take advantage of on a weekly basis.

1. Dairy products such as milk, cheese or yogurt

Not only do dairy products expire quickly, but they also must be refrigerated, making them difficult items to donate, stock and distribute. Milk is one of the most requested items at food banks however, many food banks cannot always meet the demand – especially during the summer months when they are even busier. Milk is the top food source for calcium, vitamin D and potassium[1], but for many kids and families in need, even basic staples like milk and the critical nutrients it provides are missing. On average, people served by food banks receive the equivalent of less than one gallon of milk per person per year.

To help fill this need, The Great American Milk Drive and Feeding America – alongside America’s dairy farmers and milk companies – make it easy for people to donate milk directly in their communities. The Great American Milk Drive has delivered more than 1.8 million gallons of milk – that’s more than 28 million servings – to food banks across the country since 2014.

2. Fresh fruits and vegetables

When food banks and pantries receive produce they have to get it in the hands of people in need quickly. We all know how fast strawberries or a bag of spinach goes bad in our own refrigerators – now imagine that times 1,000!

Many vegetables are easily recognizable but others, like chard or butternut squash, are less familiar and most don’t know how to cook these vegetables for their families. To overcome this challenge and reduce waste, many food banks have created programs where chefs make recipes with unfamiliar produce. Not only do they offer the recipe and education on how to cook the items, but they often also offer samples to give people the chance to taste it.

3. Lean proteins

This includes everything from canned tuna to whole frozen chicken. Many of these items need to be frozen or refrigerated (which takes up a lot of space!) and very carefully monitored for their expiration. An additional challenge that comes with meat is that there are religious considerations for many populations. If a food bank only has pork to provide on a certain day, many populations might be forced to go without. To avoid waste and be considerate of religious restrictions, many pantries operate on a ‘choice’ model. This allows the people receiving food to choose their own items and decline what they cannot have rather than being forced to take and waste it.

All of these items are ones that we probably don’t think twice about when we put them into our own shopping carts but for many of our neighbors, a gallon of milk or frozen chicken is the difference between balanced family dinner and nothing at all.

Join us in helping hungry families across the US get access to the food they need by donating today. Food drives and food donations are helpful as well but please be sure to contact your local food bank before beginning to collect food.

Although all donations are good-intentioned, you might inadvertently be causing more logistical harm than good, so consider checking out our list of what you should and shouldn't donate to food banks as well.



Comentarios:

  1. Gardagore

    Lo siento, pero no se permite que no se haga nada.

  2. Adri

    En cambio, he tratado de decidir este problema.



Escribe un mensaje